7 cosas que pasan cuando no hay relaciones en una pareja

En ocasiones incluimos productos que creemos son útiles para nuestros lectores. Si compras a través de los links de esta página, podríamos ganar una pequeña comisión. Lee nuestra política de afiliados.

¿Estás en una relación en la que la intimidad parece haberse esfumado? ¿Al principio tu pareja te perseguía por todos lados pero ahora se duerme antes de que entres a la cama?

La intimidad física muchas veces es considerada como el barómetro de la salud de una relación, y entonces ¿qué sucedecuando prácticamente desaparece?

Cuando los encuentros íntimos cesan, se inicia un silencioso cambio de dinámica en la relación.

La pareja puede experimentar un incremento en la distancia emocional o una sorprendente profundización en otras formas de conexión.

A veces, la falta de relaciones desencadena un diálogo más profundo, llevando a la pareja a explorar nuevos territorios de intimidad emocional y espiritual y en otras puede llevar a una sucesión de conflictos adicionales.

Sin embargo, este periodo puede servir como un espejo, reflejando las carencias o las fortalezas de la relación.

En este artículo, cubriré todo, desde los cambios emocionales que puedes experimentar, cómo puede afectar a tu relación, hasta las formas de manejar la situación.

Por lo tanto, si estás buscando respuestas y deseas comprender mejor lo que está sucediendo en tu relación, estás en el lugar correcto.

Desconexión emocional

Todos necesitamos sentirnos conectados emocionalmente con nuestras parejas.

Es lo que mantiene viva la chispa y nos ayuda a superar los desafíos que la vida nos presenta.

Pero cuando no hay relaciones en una pareja, es probable que experimentes una desconexión emocional.

Esta desconexión puede manifestarse de muchas formas. Puede que te encuentres pasando más tiempo a solas, rehuyendo el contacto físico o evitando las conversaciones profundas.

Puede que te sientas sola incluso cuando tu pareja está al lado.

La desconexión emocional puede ser difícil de aceptar y aún más difícil de superar. Pero reconocerla es el primer paso para poder enfrentarla y trabajar hacia una relación más satisfactoria.

Tip práctico: 

Mientras trabajan en recuperar la intimidad con tu pareja hay cosas que puedes hacer para combatir las distintas consecuencias.

Para comenzar, si quieres combatir la desconexión emocional, intenten realizar juntos una actividad que requiera colaboración y comunicación, como un juego de mesa o un proyecto del hogar. Esto podría permitirles reconectar en un nivel diferente.

Falta de comunicación

La comunicación es la base en cualquier relación exitosa.

Nos permite expresar nuestras necesidades, deseos y preocupaciones a nuestra pareja. Pero cuando no hay relaciones en una pareja, es posible que la comunicación sea escasa o inexistente.

Tal vez intentaste hablar con tu pareja al respecto una o dos veces, pero ante sus negativas desististe de seguir indagando. 

Quizás encuentres que las conversaciones se limitan a lo superficial, evitando cualquier tema que pueda desencadenar conflictos.

O tal vez te das cuenta de que ya no compartes tus pensamientos y sentimientos con tu pareja, guardándolos para ti mismo en lugar de abrirte.

Pero no deberías dejar que esto se profundice y se instale como la norma en tu relación.

La falta de comunicación puede llevar a malentendidos, resentimientos y una aún mayor distancia emocional. 

Tip práctico: 

Establezcan “reuniones de pareja” semanales para hablar abiertamente sobre sus sentimientos y preocupaciones, garantizando que ambos tengan tiempo para ser escuchados.

Insatisfacción constante

La satisfacción en una relación no se mide solo por la cantidad de momentos felices, sino también por cómo nos sentimos con nuestra pareja en los momentos más tranquilos y cotidianos.

Cuando no hay relaciones en una pareja, puedes experimentar una sensación constante de insatisfacción.

Hablo desde la experiencia personal cuando digo que esta sensación es agotadora.

En una de mis relaciones pasadas, hubo un período en el que dejamos de tener intimidad y eso impacto directamente en nuestro ánimo general. Me encontraba constantemente insatisfecha y todo me molestaba.

A pesar de que mi pareja y yo hacíamos cosas juntos, y a veces teníamos momentos de felicidad, siempre había una sensación subyacente de que algo faltaba. 

Tip práctico: 

Dedica tiempo cada día para reflexionar sobre lo que aprecias de tu pareja y tu relación, y comparte estos pensamientos con él, fomentando un ambiente positivo entre ustedes.

Pérdida de interés

La pérdida de interés en las actividades compartidas es otra consecuencia de la falta de relaciones en una pareja.

Los hobbies y actividades que antes disfrutaban juntos pueden comenzar a sentirse como una carga o simplemente perder su atractivo.

Este cambio de interés no es solo anecdótico.

Se sabe que las parejas que participan regularmente en actividades nuevas y emocionantes juntas tienden a ser más felices y satisfechas en sus relaciones. Sin embargo, cuando una pareja deja de compartir estos momentos, puede llevar a una desconexión y a una pérdida de interés mutuo.

Tip práctico: 

Renueven su lista de actividades compartidas introduciendo pasatiempos nuevos e interesantes que ambos deseen explorar, manteniendo la chispa de la curiosidad y el interés mutuo.

Desconfianza

Uno de los aspectos más afectados cuando no hay relaciones en una pareja, es la confianza. 

Recuerdo cuando una íntima amiga le contó a otra que no estaba teniendo relaciones con su pareja. La respuesta casi automática de su interlocutora fue: “¿Pero que pasa? Tiene otra”.

Es que naturalmente entendemos que el hombre necesita físicamente mantener relaciones sexuales, entonces cuando prácticamente no las hay, lo primero que flaquea es la confianza. 

La desconfianza puede ser un veneno para las relaciones, creando barreras invisibles y sembrando semillas de duda y miedo.

Es importante enfrentar estos miedos hablando abiertamente para evitar que se profundicen al nivel de no tener un retorno.

Tip práctico: 

Fomenten la transparencia mediante la comunicación abierta sobre inseguridades y miedos, y consideren la posibilidad de buscar la ayuda de un terapeuta de pareja si la desconfianza persiste.

Conflictos frecuentes

En cualquier relación, los desacuerdos y conflictos son normales, y a veces, incluso saludables.

Pero cuando estos se vuelven más frecuentes y se intensifican, puede ser una consecuencia de la falta de relaciones en su pareja.

Estos conflictos pueden variar desde simples discusiones hasta peleas más grandes.

Pueden surgir por pequeñas cosas como tareas domésticas o decisiones financieras, y si no se manejan correctamente, pueden llevar a resentimientos y tensiones.

Tip práctico: 

Al enfrentar conflictos, adopten la regla de “hablar en caliente, escuchar en frío”, permitiéndose tiempo para enfriar las emociones antes de abordar el problema con la mente clara.

Aislamiento

El último punto es el aislamiento o distanciamiento.

Cuando no hay relaciones en una pareja, uno o ambos miembros pueden empezar a aislarse, ya sea emocional como físicamente.

Este aislamiento puede tomar muchas formas: puedes sentirte desconectado de tu pareja, evitar pasar tiempo con él o incluso preferir estar sola.

Este aislamiento puede ser una forma de autoprotección, pero también puede dañar la relación a largo plazo.

Tip práctico: 

Establezcan pequeños rituales diarios de conexión, como tomarse un tiempo para conversar sobre cómo fue el día o dar un paseo juntos, para combatir el aislamiento y fomentar la cercanía.

Suscríbete para recibir más contenido como este por correo electrónico

Te enviaremos nuestros últimos artículos por correo electrónico. Puedes darte de baja fácilmente en cualquier momento.

About The Author