¿Qué hacer cuando tu pareja no te incluye en su vida?

En ocasiones incluimos productos que creemos son útiles para nuestros lectores. Si compras a través de los links de esta página, podríamos ganar una pequeña comisión.

Hay una gran diferencia entre estar en pareja y sentir que te hace parte de su vida y tener pareja pero sentir que te deja excluida de cada plan que hace.

Cuando tu pareja te excluye, entras en un juego emocional en el que buscas desesperadamente un lugar en su mundo. Esta actitud también es conocida como “pocketing”. 

Algo que puede llevarte inclusive a distanciarte de él a sentirte herida y rechazada. Cuando un hombre no comparte su vida contigo es como si no terminara de comprometerse, lo sé bien porque me ha pasado. 

En cambio, cuando tu pareja te incluye en su vida, te sientes valorada y considerada en todas las cosas que importan. Puede seguir habiendo diferencias entre ustedes, pero cuando esa base es sólida, lo demás se trabaja. 

Entonces, ¿qué puedes hacer cuando tu pareja no te incluye en su vida? ¿Cómo puedes encarar este tema sin escalar en conflictos y sin parecer demasiado demandante?

Este artículo busca guiarte a través de este laberinto emocional y ofrecerte algunas sugerencias que confío podrían ayudarte.

1) Habla abiertamente

mi pareja no me incluye en su vida

Las relaciones están llenas de malentendidos y lecturas erróneas. Dos personas pueden ver una misma situación de formas completamente diferentes, y es por eso que lo primero que debes hacer es hablar.

Ya todos sabemos lo importante que es la comunicación en una pareja para mantener una relación sana.

Muchas veces tendemos a esperara a ver si la situación cambia, o ver hasta donde pueden llegar las cosas. Pero lo cierto es que lo que tenga que suceder lo hará antes o después. Así que, lo mejor que puedes hacer es encarar el asunto de frente. 

Dile a tu pareja que sientes que no te incluye en su vida o que has notado que no hace planes contigo como antes y que te gustaría saber qué es lo que él está sintiendo. No hagas acusaciones, habla de cómo eso te hace sentir y pregúntale por su punto de vista. Él podría sorprenderte con su respuesta.

Así que, si quieres resolver este problema con tu pareja, plantear una conversación honesta y abierta es el primer paso.

2) Plantea tus necesidades en la relación y establece límites claros y saludables

De nada sirve sostener un vínculo con el cual no te sientes feliz, y aunque la idea de separarse pueda parecer terrible, mi sincera recomendación es que no te conformes con menos de lo que mereces.

Si tienes una necesidad insatisfecha, tienes todo el derecho de pedir aquello que necesitas y decidir que hacer con lo que tu pareja responde.  

Ser excluida deriva de una falta de comprensión sobre lo que cada uno considera importante en la relación. 

Por eso es tan importante que seas específica sobre lo que necesitas y lo que no estás dispuesta a tolerar. Esto podría incluir la necesidad de ser incluido en ciertos planes o actividades, o simplemente el deseo de una comunicación más abierta sobre los planes futuros.

Y por otro lado también es importante que evalúes que tus límites sean razonables y reflejen tus necesidades emocionales sin imponer un control excesivo sobre tu pareja.

Establecer límites claros y saludables es un acto de amor propio y respeto mutuo. No evites este paso por miedo a parecer exigente.

En realidad, es una herramienta poderosa para construir una relación más sólida y satisfactoria, donde ambos se sientan valorados y parte integral de la vida del otro.

3) Escucha lo que tu pareja tiene para decir

En este punto lo que toca es escuchar. Debes hacerlo atentamente, y tratar de no mezclar tus emociones y dolor en el medio. 

Haz un esfuerzo extra por escuchar objetivamente lo que él tenga para decir. Tal vez no se diera cuenta de lo que hacía o tal vez realmente esté sintiendo una distancia. Lo importante es no sacar conjeturas sino simplemente dar el espacio para que el otro pueda expresarse abierta y libremente. 

En este proceso, es fundamental evitar juicios o dejar que experiencias pasadas nublen tu comprensión del momento presente.

Mantén una mente abierta y enfócate en comprender la perspectiva de tu pareja sin interrumpir o descalificar sus sentimientos.

De esta manera te aseguras de saber la verdad sobre sus sentimientos y poder tomar una decisión informada. 

La escucha activa también incluye hacer preguntas abiertas que fomenten una comunicación más profunda y mostrar empatía hacia los sentimientos de tu pareja.

Esto no solo ayuda a clarificar cualquier malentendido en el caso que esa sea la razón de su actitud, sino que también fortalece el vínculo emocional entre ambos, creando un ambiente de confianza y apoyo mutuo.

4) Decidan juntos lo mejor para ambos

En esta instancia, después de haber dialogado sobre lo que ambos necesitan y desean del otro llega el momento de tomar las decisiones. Puede ser desde incluirte en ciertas actividades, hacerse más tiempo para ti o darse cuenta de que tienen un problema mayor y deberían replantear qué hacer con la relación. 

¿Cuándo separarse es la mejor decisión?

Esto puede sonar un poco radical, al final de cuentas se trataba de un problema menor, pensarías, pero a veces detalles cómo estos pueden ser la señal de que algo más profundo sucede.  Voy a mencionar mi experiencia particular aquí.

Cuando pasé por esta situación con mi pareja de hace un tiempo, simplemente el cariño que nos teníamos no alcanzó.

Hay muchísimas razones por las que un hombre podría no incluirte en su vida, en este caso era por su incapacidad para comprometerse.

Por más que me quería, no podía entregarse al 100%. Tener esa dura conversación fue lo que nos hizo dar cuenta que no podíamos sostener las cosas como estaban, por lo que decidimos separarnos.

Fue la mejor decisión para los dos, yo pude continuar con mi vida y mis proyectos y él igual. 

Lo que debes entender, es que no es malo separarse si la otra persona no esta preparada o no es tu compañero adecuado. 

Otro problema que teníamos, es que no había ningún plan a futuro juntos y yo nunca estaba segura de que él quisiera seguir estando juntos más adelante. Eso no funciona si lo que buscas es una relación de largo plazo. 

¿Cuándo se pueden arreglar las cosas?

Hay muchas ocasiones en las que el problema es menos profundo, puede ser que no esté acostumbrado a estar en pareja, que no se diera cuenta que te estaba excluyendo o inclusive que estuviera lidiando con dificultades personales que no logró transmitirte. 

Pero si él manifiesta abiertamente que desea cambiar la situación hay mucho que pueden hacer.

En esta instancia, deberían tomar medidas concretas para asegurar que ambos se sientan parte de la vida del otro, compartiendo experiencias, decisiones y momentos significativos.

Lo más importante es que tú sientas tus necesidades están siendo consideradas y satisfechas. 

Pueden identificar actividades o intereses comunes que ambos disfruten y planifiquen hacerlos juntos regularmente. 

Además, practicar una inclusión activa en la pareja implica compartir decisiones importantes y hablar sobre planes futuros. 

Tampoco significa que deban hacer todo juntos, pero sí asegurarse de que ambos tengan voz y voto en las decisiones que afectan la relación. Se trata de construir un proyecto de vida compartido, donde los sueños y aspiraciones de ambos sean considerados y valorados.

5) Cultiva la independencia dentro de la relación

Una relación sana no se trata de perder tu individualidad en el otro, sino de complementarla.

Mientras trabajas en ser incluida en la vida de tu pareja, es igual de importante que cultives tu independencia y fomentes espacios personales saludables.

Esto no solo te hará más feliz y completo como persona, sino que también enriquecerá la relación al aportar nuevas experiencias y perspectivas.

Fomentar la independencia mutua implica respetar los tiempos y espacios personales, apoyar las pasiones y proyectos individuales y entender que el amor verdadero no se trata de poseer al otro, sino de apreciar y celebrar las diferencias.

6) Reevalúa y ajusta regularmente

La vida cambia y evoluciona y lo mismo sucede con las relaciones.

Lo que funcionaba al principio de la relación puede necesitar ajustes a medida que pasan los años y ambos crecen como individuos.

Por eso, es fundamental que mantengan la comunicación de forma regular sobre sus necesidades, deseos y expectativas dentro de la relación.

Reevaluar periódicamente cómo se sienten ambos en la relación y ajustar lo necesario es clave para mantener un vínculo sano y feliz.

Suscríbete para recibir más contenido como este por correo electrónico

Te enviaremos nuestros últimos artículos por correo electrónico. Puedes darte de baja fácilmente en cualquier momento.

0 comentarios

No hay comentarios en esta publicación

Deja tu comentario

Tu dirección de email no será publicada. Ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados. Los campos obligatorios están marcados con *.

Pamela Kirchheimer

Pamela Kirchheimer

Pamela Kirchheimer, creadora de Amate y Ama, ha impactado a millones con sus artículos a lo largo de los últimos años. Fundó este proyecto con el objetivo primordial de guiar a las personas hacia una comprensión más rica del amor, tanto para con ellos mismos como para con los demás. Su estilo de vida nómada le ha permitido vivir en diferentes rincones del mundo, brindándole una perspectiva enriquecida sobre cómo diversas culturas perciben y viven el amor y las relaciones. Esta amplia experiencia multicultural, sumada a su formación especializada en Coaching de relaciones, Desarrollo Personal, Profesional y Crecimiento Espiritual, forja su enfoque distintivo y holístico sobre el amor y las relaciones. Por consultas o de colaboraciones, puedes contactarla en k_pame@hotmail.com.

Related articles

Most read articles

Recibe nuestros artículos

Los últimos artículos con temas de actualidad, recursos y notas de interés, enviados directamente a tu casilla.