7 secretos para practicar la comunicación asertiva en la pareja

En ocasiones incluimos productos que creemos son útiles para nuestros lectores. Si compras a través de los links de esta página, podríamos ganar una pequeña comisión.

La comunicación asertiva en una relación puede parecer un gran desafío.

¿Es posible expresar tus pensamientos y sentimientos de manera clara y respetuosa sin provocar conflictos o malentendidos?

Durante bastante tiempo tuve problemas con este punto, ya que mi pareja solía evadir cualquier intento de discusión constructiva que yo intentara. 

Por eso me dediqué por mucho tiempo a investigar y comencé a practicar diferentes técnicas de comunicación asertiva en mi propia relación. Personalmente he visto cómo esto ha transformado la dinámica entre mi pareja y yo.

Si te estás preguntando cómo puedes iniciar este camino o sientes temor de que tus intentos solo resulten en discusiones sin fin, quiero decirte que entiendo tus preocupaciones.

¿Es realmente posible ser asertivo sin ser agresivo? ¿Cómo puedes lograr una comunicación eficaz sin herir los sentimientos de tu pareja?

Hay diez secretos esenciales para practicar la comunicación asertiva en la pareja; que hoy compartiré contigo.

El psicólogo Marshall B. Rosenberg, conocido por sus trabajos sobre la comunicación no violenta, planteaba en sus trabajos que lo que los demás hacen puede ser el estímulo de nuestras emociones, pero nunca la causa.

Esta frase resume a la perfección el núcleo de la comunicación asertiva: entender que cada uno es responsable de sus propias emociones y respuestas.

1) Expresa tus sentimientos de forma clara y directa

El primer secreto para una comunicación asertiva es saber expresar tus emociones de manera clara y directa.

¿Cuántas veces has guardado silencio por temor a la reacción de tu pareja? ¿O has disfrazado tus verdaderos sentimientos detrás de ironías o indirectas? Es normal, todas lo hemos hecho. Esperamos que nuestra pareja entienda las cosas que sentimos sin necesidad de ser explícitas, pero eso no funciona. 

Los malentendidos y conflictos a menudo surgen cuando no comunicamos nuestros sentimientos y necesidades de manera directa.

Por ejemplo, si te sientes herida por algo que tu pareja dijo o hizo, en lugar de guardarlo para ti y acumular enojo o lanzar indirectas, trata de expresarlo directamente.

Puedes decir algo como: “Cuando dijiste eso, me sentí dolida porque…”. Al utilizar este formato, estás comunicando tus sentimientos sin atacar a tu pareja, lo que facilita un ambiente seguro para la resolución del conflicto.

Al final de cuentas el objetivo no es ganar una discusión, sino comprender y ser comprendida. 

2) Escucha para comprender, no para responder

Este es un error que todos cometemos cuando interactuamos con los demás, especialmente en el contexto de una relación: Escuchamos con la intención de responder en lugar de comprender.

¿Te encuentras pensando en tu próxima respuesta mientras tu pareja todavía está hablando? ¿O tal vez te sientes impaciente por dar tu punto de vista sobre el asunto? Lamento decirte que eso no es escuchar.

La verdadera escucha implica prestar atención completa a lo que la otra persona está diciendo y hacer un esfuerzo genuino para entender su perspectiva.

Como menciona Stephen R. Covey en su libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”: “La mayoría de las personas no escucha con la intención de entender; escuchan con la intención de responder.”

La próxima vez que tu pareja esté hablando, haz un esfuerzo consciente por poner tus propios pensamientos e ideas en segundo plano. Intenta entender verdaderamente lo que está diciendo, y refleja lo que has entendido antes de dar tu propia respuesta.

Por ejemplo, puedes decir: “Entonces, si te entendí bien, te sientes… ¿Es correcto?”. Este simple acto de validar los sentimientos y perspectivas de tu pareja puede hacer maravillas para mejorar la comunicación en tu relación.

3) Aprende a apreciar el silencio

En nuestra cultura, a veces asociamos el silencio con la incomodidad.

Sentimos la necesidad de llenar cada pausa con palabras, temiendo que el silencio pueda ser interpretado como desinterés o desagrado. Sin embargo, en la comunicación asertiva, el silencio puede ser una herramienta poderosa.

Entonces, en lugar de apresurarte a llenar cada pausa, permítete disfrutar del silencio. Deja que tus palabras se asienten y deja espacio para que tu pareja procese lo que acabas de decir.

Además, no temas las pausas en la conversación. A veces, un momento de silencio puede ser la oportunidad perfecta para reflexionar sobre lo que se ha dicho, formular una respuesta considerada o incluso replantear nuestra postura.

4) Evita las suposiciones

Todos somos culpables de hacer suposiciones en nuestras relaciones.

Recuerdo una vez cuando mi pareja llegó tarde a casa del trabajo sin avisar. Inmediatamente asumí que había olvidado nuestra cena especial y me enojé. Terminamos la noche con una discusión innecesaria.

Al final resultó que había tenido un accidente de coche menor y estaba ocupado lidiando con eso por lo que no pudo avisarme.

Me sentí terrible por reaccionar de manera tan impulsiva y aprendí una valiosa lección: las suposiciones pueden ser peligrosas.

Así que la próxima vez que te sientas tentada a hacer suposiciones sobre algo que hizo o ni hizo tu pareja, detente.

En lugar de inventar historias en tu cabeza, ten el valor de preguntar con calma y obtener claridad.

Algo tan simple puede evitar malentendidos y conflictos innecesarios, permitiendo una comunicación más efectiva y asertiva con tu pareja.

5) Aprovecha el lenguaje corporal a tu favor

El lenguaje corporal es una parte crucial de la comunicación en todas las relaciones, incluyendo la tuya con tu pareja.

Aunque a menudo no le prestamos tanta atención como a las palabras, nuestro lenguaje corporal puede transmitir mucho más de lo que podemos decir.

Cómo te sientas, cómo te muevas y cómo reacciones físicamente puede tener un impacto significativo en tu comunicación con tu pareja.

Por ejemplo, si estás cruzada de brazos y frunciendo el ceño mientras tu pareja te está hablando, puedes parecer defensiva o enojada, incluso si tus palabras dicen lo contrario. Por otro lado, si mantienes el contacto visual y asientes para indicar que estás escuchando, puedes hacer que tu pareja se sienta valorada y entendida.

Cuando hables con tu pareja, asegúrate de que estás enviando las señales correctas y haciendo todo lo posible para facilitar una comunicación clara y asertiva.

6) No temas mostrar vulnerabilidad

Aún existen personas que ven la vulnerabilidad como un signo de debilidad.

Nos han enseñado a ser fuertes, a mantener nuestras emociones bajo control y a no dejar que nadie vea nuestras inseguridades. Pero la verdad es que la vulnerabilidad es una parte esencial de la comunicación asertiva.

Mostrar nuestra vulnerabilidad significa abrirnos a nuestra pareja, compartir nuestros miedos, inseguridades y esperanzas con ellos. No se trata de ser débil, se trata de ser humano.

7) Practica la empatía activa

La empatía es más que simplemente entender los sentimientos de los demás.

Es ponerse en el lugar de tu pareja, sentir lo que él siente y validar sus emociones. Es un elemento vital para la comunicación asertiva en cualquier relación.

Pero aquí es importante además demostrarle que comprendes. Esto se conoce como empatía activa. Por ejemplo, si tu pareja comparte contigo un problema que ha estado enfrentando, puedes demostrar empatía activa diciendo: “Debe ser realmente difícil para ti pasar por esto”.

La empatía activa requiere práctica y esfuerzo, pero puede transformar tu comunicación con tu pareja. Puedes hacer que se sienta escuchado, validado y querido, fortaleciendo así el vínculo entre ustedes.

La importancia de establecer límites en la comunicación

comunicación asertiva en la pareja

Hasta ahora, hemos discutido los secretos para mejorar la comunicación asertiva en tu relación.

Sin embargo, hay un aspecto adicional que es crucial para una comunicación efectiva y respetuosa: establecer límites. Si tú haces todo el trabajo y toleras que tu pareja te hable mal, no considere tus emociones, ni lo que necesitas tampoco sirve. 

Los límites son esenciales en cualquier relación saludable.

Nos ayudan a proteger nuestro espacio emocional y físico, y nos permiten mantener una sensación de individualidad dentro de la dinámica de pareja.

Por un lado, entender y respetar los límites de tu pareja puede ayudarte a evitar conflictos innecesarios. Por ejemplo, si sabes que a tu pareja no le gusta hablar de asuntos serios después de un largo día de trabajo, puedes esperar un momento más oportuno para discutir esos temas o plantearle que hay algo que necesitas conversar que te diga cuando se sienta en condiciones.

En segundo lugar, establecer tus propios límites puede facilitar una comunicación más clara y directa. Si te sientes incómoda discutiendo ciertos temas, o si necesitas tiempo para procesar las cosas antes de hablar sobre ellas, comunicalo de manera asertiva puede evitar malentendidos y resentimientos.

Finalmente, los límites también se trata de respeto. Respetar los límites de tu pareja y hacer que se respeten los tuyos también es una forma de demostrar amor y consideración.

Suscríbete para recibir más contenido como este por correo electrónico

Te enviaremos nuestros últimos artículos por correo electrónico. Puedes darte de baja fácilmente en cualquier momento.

Pamela Kirchheimer

Pamela Kirchheimer

Pamela Kirchheimer, creadora de Amate y Ama, ha impactado a millones con sus artículos a lo largo de los últimos años. Fundó este proyecto con el objetivo primordial de guiar a las personas hacia una comprensión más rica del amor, tanto para con ellos mismos como para con los demás. Su estilo de vida nómada le ha permitido vivir en diferentes rincones del mundo, brindándole una perspectiva enriquecida sobre cómo diversas culturas perciben y viven el amor y las relaciones. Esta amplia experiencia multicultural, sumada a su formación especializada en Coaching de relaciones, Desarrollo Personal, Profesional y Crecimiento Espiritual, forja su enfoque distintivo y holístico sobre el amor y las relaciones. Por consultas o de colaboraciones, puedes contactarla en k_pame@hotmail.com.

Related articles

Most read articles

Recibe nuestros artículos

Los últimos artículos con temas de actualidad, recursos y notas de interés, enviados directamente a tu casilla.